Deus ex machina. Una respuesta a Lorena y Álvaro

23 09 2009

Portada1

El tema de Dios ha ocupado más de un comentario esta semana y siendo una cuestión central en todos los autores que veremos durante el semestre, vale la pena dedicar algunas líneas a decir una que otra cosa al respecto.  Propongo empezar con Descartes para seguir la idea de Álvaro.

¿Descartes presupone la existencia de Dios? Sí y no, habría que decir.  Lo que aquí sucede es lo que se suele llamar un “círculo hermenéutico”: cuando se quiere conocer algo –o probar algo, como en este caso—nunca se parte de la absoluta ignorancia.  Lo que quiero conocer lo conozco ya de algún modo. En nuestro caso, Descartes hace una de las más importantes pruebas de Dios en la historia de la filosofía, pero supone cosas de Él. Muchas personas creen, ingenuamente, que esto es un círculo vicioso en el argumento. Heidegger, Gadamer y el mismo Platón en su famoso Menón han probado contundentemente lo contrario. Así, no es tan correcto decir que ese círculo constituye un error o una falacia argumentativa en Descartes. Cabría, más bien, decir que se trata de una cuestión inherente a nuestro modo de comprender las cosas, al modo en que buscamos conocimiento e incluso al mismo modo en que se constituyen las ciencias. ¿O es que acaso se puede partir de cero? No, siempre nos asimos de una parte de ese algo que queremos encontrar.

El asunto, y quizá a eso va Álvaro, es si Descartes estaba consciente de eso o no. Yo diría que es claro que no y que para él, lo que se estaba haciendo en sus pruebas del yo y de Dios era un proceso límpido y certero para garantizar el conocimiento (o sea, partir de cero). Es por eso que Descartes cae en un error: no por la circularidad que ya he explicado; sino por su pretensión de poder estar fuera del círculo. Si he logrado ser claro con mi punto, creo que esto permite ver de un modo nuevo el problema y, quizá, discutirlo más profundamente.  El problema aquí deja de ser Dios: lo que tenemos ante nuestros ojos es la experiencia toda de cómo nos vinculamos y cómo conocemos el mundo en que vivimos.

El otro asunto que se menciona es igualmente valioso y complejo. Dar una respuesta a la cuestión de por qué la gente cree en Dios creo que no es nada sencillo y no estoy seguro de qué tan fructífero puede resultar. Hay mucho material en ese sentido. La psicología de la religión ha trabajado mucho en esa materia: ¿por qué se generan creencias religiosas? Mi impresión, siendo una persona que investiga el tema, es que plantearse la pregunta en clave psicológica (véase el The Psychology of Religion de Spilka), evolutiva (véase Breaking the Spell de Daniel Dennett) o incluso histórico-política no llega a dar del todo con el punto. Creo que el asunto puede plantearse más profundamente si uno trata de entender la dinámica misma de la religión y no sólo su dimensión biológica o su contribución a la enajenación del ser humano, como la idea marxista del opio (y sobre esto aquí). Ello implica entender el fenómeno en su complejidad y no de modo estrecho.

Pero precisemos un poco más en atención a los comentarios de Lorena. Es claro que las religiones son cosa muy antigua y seguramente tienen que ver la evolución de la consciencia humana y demás desarrollos que han sido ya estudiados por diversas ciencias. Más allá de eso, ¿cuál es el rol de Dios en la Modernidad? Pues una de las mejores formas de hablar de él es como un Deus ex machina. Un Dios que aparece siempre como un recurso, pero como un recurso probatorio y que más de una vez parece un cuerpo extraño en el sistema de cada filósofo. En Descartes y en Kant, Dios es fundamental, pero si uno lee sus obras, Dios siempre parece algo gaseoso, externo y que hasta apareciese de la nada. Por eso Pascal se quejaba y decía que el Dios de los filósofos no era nunca el de los creyentes.

Lorena pregunta bien: ¿y qué pasa con Dios ahora?, ¿la ciencia ha cambiado las cosas? Creo que esas son preguntas importantes y cómo sean respondidas depende del lugar desde dónde las planteemos. El problema surge cuando se reemplaza la experiencia por la mera especulación, cuando se olvida el mundo de la vida y se postula una realidad más perfecta y por ende más digna de ser vivida que esta. La reflexión que debemos sacar de todo esto aplica para el tema de Dios, pero para muchos otros a la vez. Una religión que pone lo trascendente tan por encima de la vida que casi la anula y la olvida, no ha de ser una religión que merezca fe; así como una filosofía que nos aleje de la tierra no debería merecer nuestro respaldo. Entonces, ¿el cambio de la religión tiene que ver con la ciencia? Otra vez, depende. La ciencia se entiende en muchos sentidos. Si hablamos de una ciencia de corte positivista (una cosa son los hechos científicos y no hay nada científico que pruebe a Dios, ergo no existe) sin duda el camino parece cerrado. La que hay que pensar es si así es la ciencia de hoy. La respuesta es no. Luego, ninguna persona inteligente debería ser capaz de decir que Dios no existe, porque se quedaría desarmado al no tener forma de probarlo. Lo más razonable tanto para el que cree como para el que no sería decir: no sé. A partir de la conciencia del no saber con certeza se opta por creer o por no hacerlo (sobre este punto, pueden dar una mirada por aquí).

El Deus ex machina representa el espíritu de la Modernidad con más fuerza aún que las grandes edificaciones de cemento de las que hablaba bien Eduardo. Su poder radica en ser la máxima edificación, el mayor monumento; pero como  el cemento, este Dios es frío y no significa nada. Sea Dios, la filosofía, la ciencia o cualquier otro tema, una aproximación que nos desconecta de nosotros mismos, nos aleja del mundo y de las experiencias que vivimos en él, merece, cuanto menos, nuestras objeciones. Pascal trató, pero como indica Álvaro, quedó a veces atrapado por sus propias palabras (aunque no es que la razón someta al corazón –como Álvaro sugiere–, sino, más bien, que prepara su camino), sin duda por efecto del peso de la ciencia en la época.

Batman y El hombre bicentenario son dos muy buenas ideas, pero este post ya es muy largo para tratar sobre eso aquí. Si es que Eduardo o Daniel no lo hacen antes, prometo dedicar la próxima entrada a hablar de ambas películas.

Anuncios

Acciones

Information

7 responses

27 09 2009
Alvaro Cox

mmm si me parece interesante… quisiera saber si has visto el documental “zeitgeist” consta de dos partes, la primera habla sobre las religiones, las torres gemelas tema que ha sido tocado abajo etc. Y me gustaria debatirlo porq todas las situaciones que se presentan en los documentales tanto en la primera partes como en la segunda parte son cuestiones de mucha relevancia en tanto un analisis que nosotros mismos podemos proponer en cuanto al hombre en si mismo y al hombre en sociedad como se degenera y que relacion tiene esto con la modernidad o como progresa y a su vez que desarrollo tiene la modernidad todo esto para ver las flaquezas y fuerzas de la modernidad pues es interesante que aprendamos para mejorar. Les dejo los links de las dos partes del documental si por lo pronto no lo han visto.
Parte 1 (cristiandad – once de setptiembre – estados modernos – que tienen en comun)
http://video.google.com/videoplay?docid=8883910961351786332#
Parte 2 (critica a los estados y la economia y propuesta de solucion)
http://video.google.com/videoplay?docid=7065205277695921912#

ambos videos son para analizarlos de acuerdo a los temas q estamos tratando muchas gracias

27 09 2009
Alvaro Cox

creo que estan sin subtitulos haha pero ahi busquen nomas pongan zeitgesit en google y sale

27 09 2009
Raúl E. Zegarra Medina

Un interesante video de tipo documental. Les sugiero que lo vean, como propone Álvaro, y que de ahí googleen también “Zeitgeist Contrastado”

27 09 2009
Raúl E. Zegarra Medina

No sé por qué no se aprobó el primer comentario, Álvaro. Te contestó rápido. Sí, si he visto Zeitgeist y me pareció bastante interesante. Lamentablemente, Zeitgeist tiene el corte más de una grabación interesada que el de un documental más o menos objetivo. En más de un caso presenta información errónea, si es que no manifiestamente falsa. De todos modos, como todo, conviene darle una mirada con juicio crítico y sacar algunos elementos positivos. Lo que yo rescato de Zeitgeist es su carácter provocador que debe ser material suficiente para incitar el pensamiento; sin embargo, su contenido es más de una vez carente de fundamento.

Como indiqué en la nota anterior, denle una mirada si tienen tiempo; pero luego revisen toda la información documentada que se encuentra en la página de Zeitgeist Contrastado: http://natsufan.livejournal.com/24342.html
para que vean a lo que me refiero. Ahora, y esto es importante, no esperen en esa página un estudio oficial ni mucho menos. Se trata de una mujer algo belicosa que se ha dedicado a estudiar y notar los vacíos del documental. A pesar de ello, es información valiosa. Usen su criterio y ustedes tomen sus propias opciones 😉

Eso no quita que debatamos algunos temas, Álvaro. Propongo que nos indiques cuáles y yo encantado.

28 09 2009
Alvaro Cox

por ejemplo el hecho de que las vidas de tantos mesias de la tierra sean lo que jung llamaba arquetipos sociales que aparecen en situaciones de crisis. Tambien el hecho del sol como astro adorado por todas las bondades que nos da, y saber si devienen de ahi tantos mesias y dioses. El zoodiaco me interesaria tambien su historia es interesante eso de la magia envuelta en el pues toca temas que ya hemos visto en clase.

28 09 2009
Raúl E. Zegarra Medina

A ver, te puedo decir un par de cosas, aunque limitadamente, teniendo en cuenta que no soy especialista ni en Jung ni en el zodiaco. En primer lugar, la idea de un arquetipo social me parece fundada, mas no excluyente. Me explico. Sin duda el pueblo de Israel y toda sociedad religiosa han tenido la idea de una suerte de elegido que podría tener múltiples funciones. En el caso de la tradición mesiánica, este sujeto tendría el rol de un salvador (bélico, religioso, eso siempre depende del ángulo) y por ende un clarísimo rol social. Hasta ahí de acuerdo con Jung y contigo. No obstante, eso no excluye la dimensión religiosa del problema. Conclusión: todas las ciencias deben ofrecer aportes para pensar problemas, pero ninguna debe arrogarse la última palabra sobre ellos. Un fenómeno se puede explicar de varias maneras, pero estas pueden ser paralelas y complementarias. Cualquier postura reductivista es siempre una ingenuidad.

Este comentario vale también para el tema del sol. Sobre el zodiaco sí confieso mi ignorancia casi enciclopédica, pero Google y los buscadores de la biblioteca seguro te pueden ofrecer información seria, Álvaro.

19 11 2009
Celeste

“Cuando se quiere conocer algo, o probar,nunca se parte de la completa ignorancia”. Creo que el problema es que ése conocimiento del cual partimos no siempre es objetivo pues depende de la fuente de dónde lo hallemos y cómo nosotros lo interpretamos.Descartespor ejemplo toma el concepto de dios,pero es una visión cristiana,entonces¿si en verdad hay un dio,tiene que tener esas características?
Y volviendo a Dios,pienso que ahora su “existencia” se acerca más a la que Descartes y Kant suponían:dios es externo,está alejado,no es un dios que se impone ,ni necesario para todos,no vive por él mismo,sino está a servicio del hombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: